jueves, 6 de septiembre de 2007

Cuando el dulce se adelanta en el menú o unas peras al vino con un toque diferente


Desde que estoy, en estos universos paralelos, surfeando por la blogosfera y viviendo mi doble vida de cocinera me he encontrado con diferentes reflexiones sobre la alimentación y teorías muy diversas respecto a lo que constituye el menú ideal para la salud. Además, en los blogs se refleja un poco nuestro estilo a la hora de comer y me encanta ver como nuestra personalidad gastronómica se refleja de un modo tan abierto sobre la pantalla. Yo respeto profundamente las costumbres y creencias de cada individuo y no soy ninguna experta en el tema, lo único que pretendo es razonar desde mi punto de vista aquello que se encuentra a mi alcance ya que ni soy especialista en química bionutricional (existirá eso?) ni pretendo serlo.

Entre otras muchas referencias que podría citar está la página de la dieta Sin Azúcar en la que he descubierto que podemos desencadenar en nuestros cuerpos una verdadera addicción al azúcar de la que se aprovecha el bussines (como no) y la de la Dieta Seignalet que descubrí por un comentario de C de Cocina en mi blog y que, si no lo he entendido mal, propone la eliminación de los transgénicos de nuestra dieta ya que las mutaciones han generado en los alimentos un montón de sustancias no muy convenientes para la salud. Por no mencionar las dietas vegetarianas con toda su multiplicidad de vertientes.

Pues bien, si hoy en día la gente vive y crece más que antes (en nuestro pais me refiero por desgracia) entonces yo creo que nuestra alimentación no puede estar tan equivocada. A mi me parece intuir que la clave se encuentra en la diversidad porque es evidente, si algún alimento contiene rastros de algunos elementos tóxicos en su composición y no lo sabemos es porque la cantidad es ínfima o los efectos se dan a muy largo plazo de manera que su consumo en volumenes moderados hará que no nos veamos tan afectados por ello. No puedo afirmar que el equilibrio se encuentra en la diversidad pero por ahora es lo que intuyo más parecido. La verdad, desde mi punto de vista personal apuesto por una dieta variada lo cual espero se refleje en este el mio blog con_fundido.


La receta de hoy es tradicional y va de peras pero peras atípicas, dulces al vino y rellenas de carne. Además, resulta un plato de lo más fotogénico de manera que me he pasado un buen rato jugando con la cámara para poder dar fe de lo bonita que quedaba la presentación en raciones. Se comen frías y al principio sorprende su sabor dulce pero están realmente deliciosas.

Peras al vino rellenas de carne



4 peras blanquilla grandes
200g de carne picada de cerdo (o de pato para las ocasiones, una variante del clásico pato con peras)
1 huevo batido (como para tortilla)
1 bizcocho de soletilla
150g de azúcar
canela en polvo
canela en rama
1 ralladura de limón
1/2l de moscatell (=vino dulce blanco)

Se vacían las peras sin pelarlas. Se mezcla la carne con el bizcocho desmenuzado, la canela, 25g de azúcar, la sal, la pimienta y el huevo. Se introduce el relleno en las peras que se colocan entonces en una cazuela. Se vierte por encima el resto del azúcar, la canela en rama, la ralladura del limón y el moscatell. Se deja cocer a fuego suave hasta que el líquido se carameliza, unas tres horas aproximadamente.

7 comentarios:

Martunis dijo...

Les fotos són precioses, com sempre!!! I la recepta...la veirtat és que m'he sorprès molt...de fet ja estava pensant si a casa tenia els ingredients per provar-ho ja! M'encanta la carn amb contrastos dolços!! Felicitats, és una recepta molt original amb una presentació digne dels millors restaurants!!!!

Martunis dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Martunis dijo...

Per cert...totalment d'acord amb la teva reflexió!

Margarida dijo...

No se que decirte ¿qué me ha encantado? si, me parece que tiene que quedar deliciosa y sorprendentemente original :)

Pulga dijo...

Gracias por vuestros comentarios, me alegro que os haya gustado mi nueva release de la cocina de la paciencia. Tuve que ponerme el despertador porque era tarde y tenía miedo de quedarme dormida!

Gemma dijo...

Genial la idea de farcir les peres amb carn! La combinació ha de ser deliciosa... Si mengem ànec amb peres, per què no peres farcides de carn picada? Aquesta recepta cau segur!

c de cocina dijo...

Genial... coneixia les pomes farcides de carn, pero les peres... tenen un toc original. Estic d´acord amb els comentaris precedents, són dignes dels millors restaurants.
Saluts.