lunes, 3 de septiembre de 2007

Cuando, cuanto, como y que

A todas horas, demasiado, de cualquier manera a toda prisa y lo primero que pillo.

Este es mi manual de malas costumbres a la hora de comer pero que le voy a hacer. Ojalá convirtiera mis comidas en una forma ritual y preciosista de saborear con clase, finura y delicadeza cada uno de los bocados que ingiero. Con seguridad me lo agradecerían mi salud y mi figura. Sin embargo, nuestra manera de comer es una vez más reflejo de nuestra vida y... allá cada uno con su desorden, su estrés y otras frustraciones varias. Eres lo que comes (nada se pierde nada se crea), si pero, comes como eres.

Aunque parezca que no viene al caso (como periodista de la tele enlazando noticias no tengo futuro), he preparado este delicioso bizcocho de zanahoria este finde (en realidad más de uno... ejem....) a partir de una receta del blog C'est moi qui l'ai fait (megaprofesional dicho sea de paso) y la pura verdad es que está de muerte súbita. Vamos que como inculta del paladar que me considero, he descubierto la asociación canela-gengibre y aún estoy conmocionada despues del resultado. Me encanta que lo simple me sorprenda! Gran recomendación de la Pulga para un simple bizcocho eso sí con unos sabores y aromas fuera de lo común.

American carrot cake


125g de harina para repostería (que este pastel tiene tendencia a quedar compacto sino)
150g de azúcar moreno de caña
1 sobre enterito de levadura en polvo
1,5 cdc de canela
1 cdc de gengibre en polvo
150 ml de aceite de oliva
150g de zanahoria rallada (eso fueron 3 zanahorias en mi cocina)
2 huevos
1 cds de azúcar avainillado

Precalentar el horno a 170-180º (varía un poco en función del horno, hay que ajustarlo).

Mezclar la harina con las especias y la levadura. Incorporar el aceite y mezclar bien (yo con las varillas del minipimer a velocidad baja). Incorporar la zanahoria y remover bien con la espátula. Finalmente, introducir los huevos uno a uno vigilando que el anterior se haya incorporado correctamente. Yo volví a batir la masa unos minutos con las varillas para que entre aire (no sé si es psicológico o lo conseguí).

Poner al horno durante 45 min en mi caso. Eso es hasta que el pincho sale limpio y el pastel ha subido bastante. Es importante que suba y quede muy esponjoso. Yo rallo la zanahoria muy fina para que no se apelmace.

6 comentarios:

Martunis dijo...

Mmmmm...Mmmmm...Estic desitjant provar aquest pastís!!!! no sé si has vist en el meu blog que he provat el teu cheesecake de salmó fumat! Boníssim, et felicito...quin toc més bo que li dona la mel!!! He posat que havia tret la recepta del teu blog, però no he sabut com posar l'enllaç pq al clicar vagin a parar al teu...si em dius com es fa ho canvio!!! sóc nova en això dels blogs!!
Ah! prova les magdalenes que no t'arrepentiras!!!

Martunis dijo...

Ja està!! Ho he conseguit, ja he posat l'enllaç!

Martunis dijo...

Jejeje! Jo també sóc novata, al principi em feia vergonya posar les meves receptes i tot!! No pateixis que ningú diria que ets nova en això!! Ja et dic que jo estic aprenent molt del teu blog!! Segueix així que és fantàstic!

Martunis dijo...

Ya sé que hoy estoy especialmente pesada con mis comentarios, pero este es importante, me han escogido para el premio "Blog solidario" y yo debo escoger ahora mis siete blogs preferidos y tu estas en la lista, pasate por mi página y veras que tienes que hacer ahora!!!
Besos

Rosa dijo...

Tiene una pinta estupenda.
Que ganas tengo de usar el jengibre en un bizcocho. Hummmmmmmm

Marian dijo...

El bizcocho es una auténtica pasada. Lo he hecho con harina normal (no me quedaba de repostería). No tengo máquina de batir, así que me he puesto a mano, pero sin esforzarme mucho, he removido con la varilla hasta que se mezclaran las cosas y lo he batido todo en 10 min. El resultado ha sido un bizcocho increible por la mezcla jenjibre+canela, por lo jugoso y por la textura. Por cierto, como no pone cuando hay que añadir el azúcar moreno, lo añadí al final. ¡Muchísimas gracias por compartirlo!