jueves, 30 de agosto de 2007

Nací en el mediterráneo



Sobre si existe o no la mediterraneidad, si es un ítaca o una realidad y sobre su vertiente culinaria se podrían rellenar millones de posts sin por ello llegar a nada concluyente. La cocina mediterránea, tan de moda, tan sana, es real o una falacia sacada de la manga con fines bussinísticos? Creo que en la cuenca del mediterráneo existe el denominador común de los ingredientes condicionado por la situación geoclimática que comparten los pueblos asentados en sus orillas. Esto, aderezado de interacciones, interferencias e invasiones a lo largo de la historia han logrado ciertamente que existan ciertos leitmotivs culinarios en tierras separadas por kilómetros de agua. Como dice en su libro de recetas Montalbán, si existiera una bandera del mediterráneo debería aparecer la berenjena que se encuentra en todas partes. Pero estas tierras no están rodeadas de relieves geográficos infranqueables, de manera que el denominador común se ha visto corrompido por las más diversas influencias, tan enriquecedoras, tan mestizas. Yo no soy fan de la uniformidad y me niego a pasar por el tubo de la cocina mediterránea o de la asiática, o de cualquier fórmula simplificadora que facilite vender ideas simples prefabricadas en un mundo que al parecer ha descubierto una forma de asimilación rápida en el maniqueismo modernizado en versión comercial (para más referencias, véase el famoso eje del mal) dinamitando antes de contruirlos, los puentes que nos unen.

Y esto nos conduce a otra polémica, que no es sino la misma, porque la diversidad es difícil de ingerir, es difícil de digerir y además no vende. Yo nací a la orilla de este mar, pero soy catalana por ascendencia mayoritariamente masculina de manera que no he heredado un recetario familiar, ni una identidad culinaria tradicional y para acabarlo de macerar (esta expresion traducida literalmente del catalán me viene como anillo al dedo en este blog) ni mi madre ni mis abuelas sienten gran pasion por la cocina y de ahí, supongo, mi con_fusion. Pero esta mezcolanza no me molesta, no trunca mis esquemas, sino despierta mi curiosidad, me incita a profundizar en las diferencias, a huir de las visiones homogeneizadoras y ante todo a no clasificar, priorizar, ensalzar ni rebajar tradiciones culinarias entre ellas. Y me insta a defender la mía porque la tengo cerca, porque es riqueza y me confiere identidad y consigue que se desarrollen mis raices.

Aquí dejo pues este post, que como habréis podido entender, de lo que menos habla es de cocina.

Falafel (salen bastantes, se pueden poner la mitad de ingredientes pero yo aprovecho para congelarlos ya que siempre quedan bien en plan aperitivo)

1/2 kg de garbanzos
2 patatas medianas (no sé si es muy ortodoxo)
5-6 dientes de ajo
1 cdc de comino en polvo
1 cds de semillas de cilantro (coriandro?)
1 bolsita de levadura en polvo
perejil picado fresco o seco que también vale
sésamo

Dejar en remojo toda la noche los garbanzos, y es que esta receta se enmarca dentro de la tradicional paciencia.

Al día siguiente, hervir las patatas y dejarlas enfriar. Poner en la picadora tooooodos los ingredientes y espero que su motor sea de buena calidad porque con lo que tiene que trabajar para picar todo le vamos a reducir su vida útil de forma considerable. Eso sí, el premio es un delicioso homemade falafel que os recomiendo encarecidamente...

Dejar reposar una hora a temperatura ambiente y depues darle forma a las croquetillas. Yo me he apropiado de un aparatejo (la historia es larga) que va de muerte para darles la forma, pero sin ir más lejos, dos cucharas formaran unas quenelles fantásticas. También le pongo algunas semillas de ajonjoli (usease sésamo) por encima siguiendo la tradición aprendida y los frío en abundante aceite (si, esto es sano pero no apto para regímenes hipocalóricos, so sorry).

Bueno, sé que en ciertos lugares les ponen tambien habas aunque he oido decir que porque eran más baratas que los garbanzos. La verdad, así salen ricos.

2 comentarios:

Martunis dijo...

T'he de dir que cada vegada que visito el teu blog m'agrada més...tinc pendent posar al meu blog links dels meus preferits, però no hi dubtis que hi seràs!
Té una pinta boníssima el falafel!!! Sempre m'ha semblat un plat curiós i fascinant!! Jo el vaig fer l'any passat, abans de que tingués un blog i la veritat és que és agrait pq es pot congelar sense problemes!!
M'alegro que t'hagin agradat les sardines, la veritat és que val la pena probar-les! Ja tens la recepta al blog!

Cristina Mascareñas dijo...

Interessant! FELICITATS PEL BLOG
i gracies per visitar el meu.
Salutacions, Cristina

http://vidaculinaria.blogspot.com