jueves, 21 de junio de 2007

Con_tradiction Cheesecake

Contradiction, me explico, porque no entiendo que me impulsó a hacerlo. Lo llevé al trabajo por mi cumpleaños donde no me siento ni a gusto ni apreciada, a S. no le gustan ese tipo de pasteles... Sin embargo, aprovecho la ocasión para presentar un lemon cheesecake ahora que este tipo de pasteles tienen tanto éxito por la blogosfera culinaria (esta receta en particular se inspira en los cuisine-blogs franceses).

Nunca he probado un verdadero american cheesecake (ni siquiera en esos locales en que venden el café al triple de su precio y sobre los cuales no voy a hacer publi) de manera que desconozco la textura y el sabor perfectos, eso no quita que voy a fiarme de mi paladar para hacer la crítica. Corren por la red diversas recetas y personalmente me decanto por la simplicidad. Huid de la harina, claras a punto de nieve y otras ideas estrafalarias, siendo este mi segundo cheesecake, concluyo que con la receta más simple se obtiene el mejor resultado.

El cheesecake quedó firme pero cremoso y salvo por el detalle de las galletas que quedaron un poco remojadas (no acabo de entender la naturaleza de este fenómeno, la próxima vez intentaré cambiar de marca de galletas) he quedado bastante satisfecha del resultado. De manera que no me ando más por las ramas y aquí dejo la receta. Aviso, este es un pastel del par de días antes… vamos que hay que organizarse y prepararlo con un par de días de antelación. Y es que por estos tiempos que corren, hay que reconocer que la cocina pone a prueba nuestra paciencia…


Lemon Cheesecake

Pastel
200g de galletas Digestive®
4 cucharadas soperas de mantequilla fundida700g de Philadelphia®
120g de azúcar
3-4 limones (ralladura de 2 limones bien lavados + 150mL de zumo de limón)
4 huevos

Lemon Curd
4 limones (zumo + ralladura)
150g de azúcar
1 cucharada sopera de maizena

Empezamos por la base del pastel. Las galletas se pueden romper a mano, con la mano de mortero o en la batidora con el resultado de diferentes tamaños en los trocitos. En este caso, las metí en un bol y las aplasté con el mortero. Después, se añade la mantequilla fundida y se mezcla todo bien. En un molde de bizcocho desmontable, si no es antiadherente untadlo con mantequilla, se introduce la mezcla y se prensa bien con la ayuda de un vaso. Aquí también dos posibilidades, se colocan las galletas únicamente en el fondo o también por las paredes para cubrir el lateral del pastel que es lo que hice yo, estimando a ojímetro la altura que alcanzaría el relleno, por supuesto.

Se coloca el montaje en el congelador mientras se prepara el relleno. Se precalienta el horno a 160º.

Lo siguiente es el relleno. Yo lo hago todo a mano aunque la tecnología siempre puede ser un buen recurso, a veces incluso indispensable. De manera que hay que ponerse con las varillas a ablandar el queso en un bol para luego ir añadiendo el azúcar, el zumo de limón y la ralladura progresivamente. No hace falta que sea Philadelphia®, se puede mezclar con otros quesos cremosos como el Ricotta o directamente sustituirlo por otro… Valientes! A experimentar! Finalmente, incorporamos los huevos uno a uno sin batir demasiado pero asegurando que se han mezclado correctamente con el queso.

Sacamos el molde del congela, incorporamos el relleno y lo dejamos 1H a 160º. Mis observaciones son que el relleno sube y sube y luego hay que dejar que se enfríe lentamente dentro del horno para que baje sin agrietarse la superficie. Yo lo dejé toda la noche y a la mañana siguiente: a la nevera, que tiene que reposar 24H.

Por la mañana preparé el lemon curd para cubrir el pastel. En un cazo ponemos el zumo, la ralladura, el azúcar y la maizena y con mis grandes amigas las varillas lo batimos todo bien y empezamos a calentarlo a fuego bajo. En un bol, batimos los huevos (como si fueran para tortilla) y en cuanto los tiramos en el cazo subimos el fuego y no dejamos de remover ni un minuto hasta que empiece a espesar. Retirar del fuego y dejar enfriar a temperatura ambiente. Cuando esté frío, cubrimos el cheesecake con el lemon curd y pastelillo anglosajón a la nevera hasta mañana. El resto del lemon curd lo metí en un bote de cristal y a la nevera, que ya se me ocurrirá algo para darle salida.

Muchas gracias Loukoum por tus fabulosas recetas y por haberme hecho descubrir el mundo del cheesecake!

2 comentarios:

Jordi dijo...

La proxima vez que me inviteis a vuestra humilde morada me lo cocinas ?

raul flores dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.