domingo, 10 de mayo de 2009

Lo que ocurre cuando no me sale algo...

He pasado un par de semanas de inapetencia blogosférica. Cuando llega el finde, me encierro en mi cocina para llevar a cabo intentos que acaparan mi energía y no me dejan tiempo para postear. El reto que me lleva de cabeza es el pan, con masa madre, con tiempo de levado largo, con auténtico sabor de pueblo y una consistencia que la gravedad atrapa. Ha resultado no ser fácil acertar la textura, los tiempos, la manipulación y me tiene enganchada, fascinada por la magia vulgar que encierra el mundo rutinario que nos rodea. En mi nevera hay ahora un tarro que encierra la vida adormecida de las pequeñas levaduras que hacen crecer la masa transformándola en una esponjosa red que captura aire.

Pero no, aún no voy a postear receta de pan, porque aún no la tengo dominada y esperaré a conseguir los resultados que ando buscando antes de lanzarme a escribir. Sigo trabajando en ello aunque mientras no lo consigo, un entrante con toques autóctonos que hice para cenar, ayer, y que no tuvo éxito ninguno entre el más joven comensal. Supongo que la textura del bacalao no es apta para niños... Gran exigencia la de las personitas.


Bacalao con patatas al caliu y romesco

250g bacalao desalado (creo recordar esta cantidad pero como lo hago todo a ojo...)
4 patatas medianas
4 tomates
1 cebolla
1 cabeza de ajo
200g de almendras crudas
4 ñoras (o pimientos choriceros)
1 puñado de germinados (en mi caso alfalfa, no os cuento el cachondeo en la mesa...)
aceite del bueno
sal y pimienta

Poner en el horno patatas, tomates, cebolla y la cabeza de ajos envuelta en papel de plata durante 45min a 200º. Dejar enfriar un poco. Mientras, tostar las almendras crudas en la sartén. Poner las ñoras en remojo con agua tebia 5min y extraer la pulpa rascando con un cuchillo.
Por un lado, hacer un puré de patatas con el tenedor poniendo la patata y la cebolla. Salpimentar y verter un buen chorro de aceite. Para el romesco, poner el resto de los ingredientes en la batidora con un buen chorro de aceite, sal y pimienta.
Finalmente, montar el plato con las siguientes capas: puré + romesco + bacalao + toque de germinados. Listo, rico, con aires de terruño y una buena presentación.

8 comentarios:

starbase dijo...

Soy muy fan del bacalao y esta combinación me parece acertadísima.

Un saludo y a por el pan.

Gemma dijo...

En canvi, jo no sóc gaire de bacallà i tot i així em sembla que aquest entrant ha de ser boníssim :)

Chef dijo...

Como fiel defensor de los brotes y en especial de la alfalfa no solo no me reiré, sino que te alabo el gusto. Un saludo.
http://cheffrustrado.blogspot.com/

Gemma dijo...

Per cert, que t'he apuntat al taller del musue, eh? ;) Genial, que bé que puguis venir!
Has de passar pel meu blog i votar per una de les dues propostes :)

ARA dijo...

Quin plat mes bo i ben presentat, m'ha encantat, felicitats.

Zerogluten dijo...

Pues como yo ya estoy bien crecidita no le pongo pega alguna a tu entrante, que lleva una combinación de sabores y texturas que se me hacen altamente apetecible.
Te entiendo en lo del desanimo. A mi cuando paso un par de fracasos seguidos, se me quitan las ganas de todo. Cosas de la cocina!
Besitos sin gluten

Gemma dijo...

Natàlia, saps que no tin el teu e-mail????? Només era per recordar-te que doissabte hi ha el taller al museu de la xocolata, eh?
Em pots passar el teu e-mail a
lacuinadecasa@gmail.com?
Moltes gràcies!

monica dijo...

qué coincidencia! yo he marinado bacalao este fin de semana y lo serví precisamente con alfalfa...
tiene muy buena pinta, no conocía tu blog lo seguiré, seguro.